Cocinar en el microondas

El microondas es un electrodoméstico que siempre se ha utilizado para recalentar comida ya cocinada o para descongelar alimentos, pero también se puede utilizar para cocinar de una manera rápida, cómoda y sencilla.


Es una buena forma de cocinar alimentos al vapor o de forma parecida a los hornos de convección pero mucho más rápido. Es tan sencillo como colocar el alimento dentro de un recipiente tapado o con agujeros y meterlo dentro del microondas.



Se pueden hacer muchas verduras y tubérculos al vapor, ya que el microondas hace que los alimentos pierdan agua pero al poner la tapa, el agua se evapora y queda dentro del recipiente de forma que el alimento se cocina al vapor. Sin la tapa, el alimento puede quedar muy reseco.


Es una buena forma de preparar verduras sin que pierdan vitaminas y minerales, ya que normalmente cuando se hierven, estos nutrientes se lixivian, es decir, se disuelven en el agua y se pierden.


Lo mismo ocurre con el arroz. Cuánto más tiempo pasen los alimentos expuestos al calor, más posibilidades hay de que pierdan vitaminas y minerales, pero en el microondas el tiempo de cocinado es menor por lo que se pierden menos vitaminas y minerales.

Otra forma de cocinar al microondas es haciendo pequeños pasteles en una taza. Solamente hay que mezclar todos los ingredientes en una taza y meterla al microondas aproximadamente un minuto y medio. La única diferencia es que la levadura que se utiliza para que el pastel suba, debe ser química en vez de natural. De esta forma, se consigue una textura y sabor muy similar a la de los bizcochos hechos al horno.


También se pueden hacer tortillas, metiendo un huevo batido con el ingrediente que se desee en un bol o taza o bien cocinar el huevo en algún otro recipiente. También se pueden cocinar alimentos proteicos como carnes y pescados al estilo papillote, es decir, envolviéndolos en papel de horno o similar junto con alguna verdurita.

Entradas destacadas
Entradas recientes