Nunca es demasiado tarde para empezar a cuidarnos

Si repasamos los últimos estudios sobre alimentación, observamos que: muy pocos desayunan adecuadamente, hay tendencia a ingerir alimentos ricos en grasas poco saludables (bollería, galletas, snacks, platos preparados...) y azúcares (zumos envasados, refrescos), disminuye el consumo de alimentos vegetales (legumbres, frutos secos, verduras, ensalada...) y de pescado, sobretodo el azul, y que las comidas al largo del día son pocas y demasiado copiosas... 

 

En general, podemos ver como la alimentación va empeorando y como la dieta mediterránea, ejemplo de dieta saludable, se aleja de nuestras mesas. No obstante, se percibe que la población cada vez tiene más conciencia de la importancia de llevar una dieta equilibrada para preservar la salud.

 

Al mismo tiempo, observamos que cada vez son más las empresas que, con una publicidad engañosa y confusa, nos garantizan perder peso de forma rápida. También múltiples publicaciones no especializadas nos bombardean alegremente con recomendaciones nutricionales, muchas veces redactadas por personas no formadas en la materia.

 

¿Y qué ocurre?, os preguntaréis. Aún sabiendo todo esto, no es fácil cambiar de actitud... Convertir la salud en una prioridad es la mejor receta para empezar a portarse bien. Es muy importante recordar que: NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA EMPEZAR A CUIDARNOS. Personas de cualquier edad, aumentan la esperanza de vida y mejoran la calidad, cuando empiezan a cuidar la salud.

 

Para llegar a la meta deseada es necesario mantenerse siempre motivado. La típica frase: "es que no tengo tiempo", nunca es cierta. Todos tenemos tiempo para hacer aquello que consideramos importante. Cuando alguien dice que "le falta tiempo", lo que de verdad le falta es la motivación para hacerlo.

 

Por lo tanto, si realmente queremos disfrutar de una buena salud, en gran parte dependerá de nosotros. Es necesario adoptar estilos de vida saludables; realizar alguna actividad física de forma regular, mantenerse en forma, alimentarse correctamente y conseguir un peso óptimo.

 

El dietista-nutricionista nos puede ayudar mucho en el aspecto nutricional. Es prioritario dar un trato personalizado, conocer en profundidad cada persona; cada caso, peso, porcentaje de grasa, índice de masa corporal, los hábitos alimentarios, en qué momento se tiene más hambre... y a partir de aquí, poco a poco, haciendo los cambios dietéticos adecuados y comiendo de forma equilibrada -con la entrega de pautas y dietas adaptadas- conseguir los objetivos saludables marcados. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Alimentos que parecen sanos pero no lo son

December 17, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

June 29, 2020