Auge de las dietas veggie en España


Durante los últimos años se ha observado un crecimiento de personas que cambian su dieta a una con menos productos de origen animal, las denominadas veggie. Alrededor de un 8% de la población española ha cambiado su dieta para reducir su consumo de productos cárnicos.

Dependiendo del grado de restricción de los productos de origen animal, podemos clasificar dos tipos de dietas:

1. Dietas vegetarianas: excluyen productos cárnicos de origen directo del animal (todo tipo de carnes, procesados cárnicos, pescados y mariscos) pero incluyen alimentos que derivan de éstos (huevos y lácteos). 2. Dietas veganas: excluyen totalmente de la dieta todo tipo de carne de pescados, aves y mamíferos y productos que sean –o contengan– derivados de ellos (lácteos, huevos, miel). Esta tendencia aumenta año tras año y no consiste únicamente en los cambios en la dieta, sino que se trata de un cambio holístico de vida: consumo de productos cruelty free, que no testen en animales, uso de ropa que no provenga de animales (como el cuero, por ejemplo) o vigilar qué tipo de producto farmacéutico se consume (ya que muchos de ellos contienen productos de origen animal) Las dietas veggies son totalmente compatibles con un estilo de vida saludable, siempre que se realicen de forma correcta. Hay varios tópicos incorrectos sobre ella en este sentido: Solo se come verdura: en la dietas veganas o vegetarianas no solo se ingieren verduras, también se incorporan hortalizas, legumbres, frutas, pasta, arroz, frutos secos. Adelgaza: es cierto que una dieta veggie contiene muchos elementos vegetales, pero no por ello ayuda a adelgazar. Si se abusa de las cantidades de pasta, legumbres y arroz o bien se conservan técnicas que aumentan las calorías como los fritos o rebozados, tendremos un superávit calórico que no solo no nos ayudará a conseguir perder peso sino que empeorará la situación. No es compatible con una rutina de ejercicio: una dieta veggie aporta las suficientes proteínas que necesitamos durante el día (incluso las supera). Además, hay varias proteínas vegetales completas, que tienen todos los aminoácidos esenciales tan importantes para realizar ejercicio físico. Es posible realizar trabajos de fuerza e hipertrofia siendo vegetarianos o veganos, solo hay que saber tomar las decisiones correctas en cuanto a la alimentación. Hay muchos otros tópicos sobre este tipo de dietas que se desconocen y son muchas las personas que intentan modificar sus hábitos a unos más veggies con consejos erróneos. Por ello, sea cual sea tu opción dietética, es de vital importancia que te dejes guiar de la mano de un dietista-nutricionista que pueda combinar tu dieta con tu salud y tus objetivos.


Veggie sí, pero siempre cuidando la salud.

Entradas destacadas