Hambre fisiológica vs hambre emocional


¿Quién no ha tenido nunca un día horrible de trabajo, estrés, exámenes o una discusión con un familiar, amigo o pareja? Nos hemos sentido disgustados, frustrados o enfadados y sin saber cómo, hemos acabado buscando consuelo en la comida. Habitualmente, cuando esto pasa, tendemos a elegir alimentos muy calóricos y/o poco saludables, comemos sin control ya que no nos saciamos y es muy probable que sigamos sin haber solucionado aquello que nos hacía sentir a disgusto y además tenemos una sensación de culpa horrible.


Bien, esto que acabamos de describir es lo que se conoce como “hambre emocional” y nada o muy poco tiene que ver con el “hambre real o fisiológica”. En estas situaciones, es muy importante saber detectar qué tipo de hambre es la que estamos sintiendo y saber también qué situaciones nos llevan a comer sin control (aburrimiento, cuando llegamos de trabajar, estrés, soledad, tristeza, enfado...)


A continuación, te explicamos los tipos de hambre y como diferenciarlas:

Una vez detectada el tipo de hambre, en el caso de ser “hambre fisiológica” debemos satisfacerla con alimentos saludables. Para evitar caer en el picoteo o alimentarnos a base de alimentos poco o nada sanos, algo que nos puede ir muy bien es no tenerlos en casa o bien disminuir su presencia en la despensa y por el contrario tener a la vista aquellos que sí lo son. Así que ¡pon un frutero repleto y variado de frutas que te gusten en un lugar visible!


Si hemos descubierto que se trata de “hambre emocional” lo primero que debemos hacer es identificar qué emoción o situación nos ha llevado hasta aquí. Quizá un duro día de trabajo, una mala época, estrés, una discusión o simplemente aburrimiento. Si nos paramos a pensar, podemos identificar también qué emociones son las que estamos sintiendo como el enfado, la rabia, el miedo, la tristeza o incluso alegría y amor.


Una vez hemos identificado la emoción/situación, debemos buscar alternativas a la solución que le hemos estado dando hasta ahora: ¡comer! Por ejemplo, si comemos porqué estamos aburridos, podríamos llamar a un amigo, buscar algo que hacer, leer, salir a caminar, hacer deporte, etc. Si el problema por ejemplo es el estrés, podemos tomarnos unos minutos, respirar profundamente, poner una música agradable o darnos una ducha relajante. Puede que no siempre seamos capaces de hacerlo, pero poco a poco iremos descubriendo que la comida no es la solución y que podemos disuadir esta situación buscando alternativas.


A continuación os dejamos unos consejos para mantener una buena relación con la comida:

  1. Planifica lo que vas a comer, haz una lista de la compra semanal y un planning de comidas.

  2. No existen alimentos buenos ni malos, si no alimentos nutritivos y saludables y otros que no lo son. Aprende a leer el etiquetado de los productos que hay en el supermercado, dedícate unos minutos para comprobar qué ingredientes tiene aquello que vas a añadir a tu cesta de la compra.

  3. Dedica tiempo a cada comida. Puedes empezar poniendo el cronómetro del móvil para ver cuánto tiempo le dedicas a comer y poco a poco ir haciendo el ejercicio de añadir cada día unos minutos más.

  4. Come sentado en un lugar tranquilo, relajado y sin distracciones. Evita estar conectado a tu teléfono, pc o televisión.

  5. Come hasta que te sientas satisfecho no lleno, no hace falta que sigas comiendo si ya has tenido suficiente aunque todavía queden alimentos en el plato.

  6. Identifica los momentos en los que crees que sientes hambre emocional, dale conciencia y busca alternativas.

  7. Elige alimentos saludables.

  8. Si decidimos tomar un alimento poco o nada saludable, no caer en la culpa o pensar que porqué nos hayamos pasado en alguna comida no sirve de nada todo el esfuerzo invertido hasta ahora, ya que no es así. ¡Disfruta de ese alimento y vuelve a tu rutina saludable!

  9. Si es preciso, pide ayuda y ponte en manos de un especialista.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Icono social de YouTube
  • LinkedIn
  • Facebook Social Icon
  • Instagram Social Icon