Regenerar la piel tras el verano con la alimentación


El verano afecta a la hidratación de la piel de muchas maneras; por la exposición constante a los rayos solares, por el consumo de alcohol y de alimentos procesados y ultraprocesados, mucho más frecuente en esta época del año, así como los cambios en los horarios de sueño y, en general, una ruptura de las rutinas.

Lo primero que hay que hacer para recuperar el buen estado de la dermis tras los estragos del verano es volver a los buenos hábitos de sueño, alimentación, hidratación y ejercicio físico, retirar el alcohol y los ultraprocesados.

Además, hay algunos alimentos que nos pueden ayudar a que nuestra piel recupere su estado natural:



Aguacate

Tanto el aguacate como el aceite de oliva virgen extra y los frutos secos son buenas fuentes de grasas cardiosaludables, que mejoran la elasticidad de la piel. Es una buena fuente de vitamina E y C, potasio, lecitina y biotina, que nutren e hidratan la dermis.


Frutos rojos

Son una gran fuente de antioxidantes y destacan, sobre todo, por su alto contenido en flavonoides.


Zanahoria

Tiene un alto contenido en vitamina A, la cual es muy recomendable para la buena salud de la piel y además es saciante, saludable, rica en nutrientes y baja en calorías.


Pimiento rojo

La vitamina C es muy importante para prevenir la oxidación de la piel ya que es antioxidante y esta está presente en numerosos alimentos de consumo habitual; fresas, kiwis, cítricos o tomates y en cantidades abundantes en el pimiento rojo.


Brócoli

Contiene fibra y es bajo en calorías, es un aliado perfecto para deshincharnos y recuperar los buenos hábitos tras los excesos del verano. Es, además, una verdura rica en vitamina E, responsable, entre otras funciones, de neutralizar los radicales libres y, en consecuencia, proteger de la oxidación de las membranas celulares del organismo.


Pescado azul

Contiene colágeno, una proteína que es fundamental para múltiples funciones del organismo, entre ellas, el mantenimiento de la piel. Además, son ricos en ácidos grasos omega 3, que diversos estudios han relacionado con una mejor elasticidad de la piel. El aceite de pescado y los activos relacionados, como los PUFA, omega 3 y omega 6, pueden ser útiles para mejorar la función de barrera de la piel, inhibir la inflamación e hiperpigmentación inducida por los rayos UV, atenuar la sequedad de la piel y el prurito provocado por la dermatitis, acelerar la curación de heridas en la piel y prevenir el desarrollo de cáncer de pie.


Entradas destacadas