Alimentación para las enfermedades reumáticas

El término reuma se emplea generalmente en referencia a las enfermedades que afectan al aparato locomotor y que cursan síntomas como inflamación, molestias y dolor en las articulaciones.


Por un lado, las que afectan al sistema músculoesquelético, por el otro las inflamatorias (como la artritis reumatoide), las degenerativas (como la artrosis), las metabólicas-óseas (entre las que destaca la osteoporosis) o las que causan dolor (fibromialgia y similares). Por tanto, en función del tipo de enfermedad y de los síntomas que cursa en cada paciente se prescribe un tipo de tratamiento, lo mismo que ocurre con la dieta.


Se suele aconsejar una dieta mediterránea variada, rica en vegetales, fruta, cereales y frutos secos, con el aceite de oliva siempre como grasa de elección.


En cualquier caso, tanto para prevenir como para mejorar la sintomatología en las enfermedades reumatológicas, es interesante tener en cuenta los beneficios de determinados alimentos. Estos son algunos de ellos:



Cúrcuma

Además de sus efectos antiinflamatorios, que pueden contribuir a prevenir la artritis reumatoide, actúa como antibiótico natural y, además, tiene una gran cantidad de antioxidantes que ayudan a mejorar el sistema inmunitario y a prevenir el envejecimiento celular.


Lácteos

El consumo de calcio es fundamental para su prevención. Una parte sustancial de la población no alcanza los requerimientos de calcio establecidos, que son de entre 1.000 y 1.200 mg diarios, los cuales pueden obtenerse con relativa facilidad a través de la dieta. Además, es fundamental el aporte de vitamina D para prevenir la osteoporosis, lo que se consigue fundamentalmente a través de los rayos solares.


Salmón y sardinas

El salmón es uno de los pescados con una mayor cantidad de ácidos grasos omega 3, lo mismo que otros pescados azules como las sardinas y el atún, además de los frutos secos, el aguacate y las verduras de hoja verde El consumo de ácidos grasos omega-3 puede reducir la inflamación y el dolor de las articulaciones en los pacientes con artritis reumatoide. La sardina, además, contiene grandes cantidades de Vitamina D, fundamental para prevenir la osteoporosis.


Tomate

Al ser ricos en licopenos, un carotenoide responsable del color rojo de algunas frutas y verduras, los tomates tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Su consumo, junto al de otros alimentos antiinflamatorios como las legumbres, el pescado y los cereales integrales, puede aliviar los síntomas en las enfermedades reumatológicas inflamatorias, como es el caso de la artritis reumatoide.


Aceite de oliva

Debe ser siempre la grasa fundamental en la dieta. El aceite de oliva virgen extra disminuye la inflamación de las articulaciones que produce la artritis reumatoide.


Coles de bruselas

Son ricas en un compuesto llamado sulforafano, que podemos encontrar también en alimentos como la col o el brócoli. El consumo de vegetales crucíferos reduce la mortalidad en un 22%. Destaca también por sus efectos anticancerígenos, así como por la protección cardiovascular y contra las enfermedades neurodegenerativas.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square