La nutrición de nuestros niños


Dra. Carmen Valls - Pediatra -

Dada la ausencia de lluvia y la sequedad de estos últimos meses, el grado de polución en el ambiente ha aumentado notablemente, provocando un incremento en las consultas de mamás con niños que padecen patologías respiratorias de base. También se han visto incrementadas las consultas de mamis con niños más pequeños, alarmadas por los mocos, formulando preguntas relacionadas con la leche de vaca y el incremento de la mucosidad.


La cuestión es: ¿es cierto que la leche de vaca produce mocos?. La respuesta es: ¡No!

La alimentación de nuestro bebé evoluciona con su crecimiento. En una primera fase, la leche materna es la idónea para la alimentación de nuestros bebés. No existen leches maternas “malas”, ya que el maravilloso cuerpo de la mujer, diseña y produce un tipo de leche que se adapta perfectamente a las necesidades de su hijo. Es más… ¿sabías que la leche producida por una mami que ha dado a luz a un bebé prematuro, está diseñada especialmente para su hijo? Así es. Y es que la madurez de su aparato digestivo depende de la edad gestacional. ;-)


Al terminar el período de la lactancia materna, se inicia el de la alimentación con leche de fórmula; lácteos diseñados para proporcionar a nuestro bebé todos los nutrientes necesarios para su desarrollo. Es entonces cuando se plantea la gran duda: introducir la leche de vaca, ¿si o no? La tendencia de algunos naturistas es de alertar que somos los únicos mamíferos que toman leche después del período de la lactancia. Pues bien, si es cierto que recomendamos su introducción en la alimentación del niño de manera paulatina, también afirmamos que la leche es un alimento totalmente recomendable para su salud y que no tiene nada que ver con la aparición de los mocos en el aparato respiratorio.


Aún así, es cierto que algunos niños pueden manifestar intolerancia a la proteína de la leche de vaca, al igual que a la lactosa o a la fructosa, pero eso ya es harina de otro costal. ;)

Entradas destacadas