¿Cómo nos puede ayudar la Psicología conductista a comer menos?


¿Sabías que durante un día tomamos hasta 200 decisiones que tienen que ver con la comida? Así es. Y las personas obesas, sabemos que toman hasta 300.


A menudo no somos conscientes de que algunas de estas decisiones influyen directamente en la cantidad de alimentos que acabamos ingiriendo.


Tomar consciencia de todas estas decisiones es lo que solemos intentar hacer cuando nos proponemos adelgazar. Además de esto, tratamos de luchar contra nuestro apetito instintivo. Pero ¿y si pudiésemos utilizar nuestro subconsciente para lograr el mismo objetivo?


El subconsciente es una herramienta muy útil a la hora de ingerir una menor cantidad de comida. En Estados Unidos se llevó a cabo un experimento con las palomitas del cine. Allí, en general, nadie se termina nunca el recipiente de palomitas, ya sea mediano o grande. Hicieron dos grupos, uno con un bol grande y otro con uno mediano. Los miembros de ambos grupos acabaron la película con la sensación de haber comido en exceso, y no se terminaron sus palomitas. No obstante, las personas que habían comprado el bol grande, habían comido una cantidad mayor de palomitas que los que habían comprado el bol mediano. En otras palabras, un recipiente grande guía a nuestro subconsciente a comer más, y en menos tiempo.


Ser consciente de que con platos más pequeños comeremos menos, nos da una pista de por dónde actuar. Como este truco, existen decenas de conductas que está comprobado que nos llevan a ingerir una menor cantidad de alimentos. Aplicándolos e introduciéndolos como hábito, acabamos logrando mantener nuestro peso ideal.

Entradas destacadas