Consejos para tus tuppers

Ahora que la mayoría de las personas han vuelto de las vacaciones de verano, comer de tupper entre semana es una gran opción que nos permite ahorrar y controlar la calidad de los alimentos que comemos diariamente. El problema es que no siempre nos organizamos bien. Hoy te damos algunos consejos para prepararlos:



  • Elige un tupper de tamaño adecuado a tu ración. Evita volúmenes excesivos o demasiado justos.

  • Los tuppers cuadrados o rectangulares se almacenan mejor.

  • Utiliza tuppers herméticos para poder transportar líquidos como cremas o sopas.

  • Si vas a comer una ensalada y puedes manipular los ingredientes en el trabajo, corta el tomate, el aguacate o las frutas justo antes de comer. De esta manera preservarás mejor la textura y evitarás la oxidación.

  • Cocina bien los alimentos perecederos como los huevos, el pescado o la carne. Siempre que el alimento esté a temperatura ambiente (por encima de la de refrigeración) hay más riesgo de contaminación si el alimento está crudo o mal cocinado. En caso de duda, refrigéralo.

  • Conserva en la nevera los tuppers hasta el momento de su consumo.

  • Si preparas el tupper el día anterior y lo refrigeras, haz que esta refrigeración se mantenga durante su transporte y hasta su consumo. Utiliza bolsas isotermas y puedes usar también placas de hielo para mantener la temperatura durante el transporte de alimentos si ves que la temperatura puede aumentar antes de llegar al trabajo.

  • Evita calentar tuppers con salsas de tomate o alimentos grasos. Siempre que puedas, calienta y sirve el contenido en un plato.

  • Acompaña tu tupper casero del postre que comeríamos en casa: una fruta, yogur o queso fresco.

Entradas destacadas