Alimentos dañinos para el hígado

El hígado es un órgano esencial para el correcto funcionamiento del organismo, ya que interviene en la digestión, segrega la bilis, almacena nutrientes, elimina tóxicos y sintetiza enzimas, proteínas y glucosa y una de sus funciones es la eliminación de sustancias nocivas.


El consumo de alimentos coleréticos, que aumentan la secreción de bilis y fluidifican y colagogos, que provocan un vaciado suave de la vesícula biliar, pueden favorecer la función hepática y mejorar la digestión.


Para garantizar un buen estado de salud del hígado, se recomienda evitar el consumo de todos estos alimentos.



Alcohol

Hay una relación directa entre el consumo de alcohol y los cambios en la estructura del hígado, ya que el etanol es un tóxico celular que puede ocasionar una fibrosis que puede evolucionar en cirrosis.

No se puede afirmar que exista una tasa de alcohol que comporte un riesgo cero, de manera que lo mejor es no consumirlo. La OMS establece un consumo máximo de 20g/día en hombres y 10g en mujeres, aunque cualquier consumo implica un riesgo.


Embutido

Las grasas saturadas contribuyen a la acumulación de grasa visceral alrededor del hígado, cosa que se correlaciona con la obesidad y el sobrepeso Los embutidos,la bollería industrial y buena parte de ultraprocesados son los alimentos que más contienen.


Bebidas azucaradas

Es fundamental restringir el aporte de hidratos de carbono con alto índice glucémico, en especial el de fructosa a través de bebidas azucaradas para tener una dieta euqilibrada y no muy alta en calorías.

También se recomienda evitar también el consumo de las bebidas energéticas azucaradas, ya que contienen grandes cantidades de cafeína, que ingerimos prácticamente sin ser conscientes de ello, y también azúcares, de modo que son una bomba a nivel metabólico.


Sal

El consumo elevado de sodio podría dar lugar a una serie de cambios en el hígado, como células deformes, mayores tasas de muerte celular y menores tasas de división celular, cosa que podría conducir a la fibrosis hepática. La OMS recomienda no consumir más de 5g/día de sal, lo cual se supera con frecuencia (9-12 g/día de promedio).


Entradas destacadas