La importancia del desayuno


El desayuno es la primera comida del día y proporciona normalmente entre el 20 y el 25% de las calorías diarias totales. Muchas personas se saltan esta comida porque piensan que les va a ayudar a la hora de perder peso. A continuación vamos a explicar por qué es importante no hacer esto. Pasan muchas horas desde que cenamos hasta que nos levantamos por lo que es importante aportar energía y nutrientes en este momento para poder llevar a cabo las distintas actividades a lo largo del día, sino, el rendimiento es menor y hay menos capacidad de concentración.

El desayuno cumple una función esencial y hay muchos investigadores y especialistas que consideran que es la comida más importante del día.

Esta ingesta, hecha de forma habitual, ha sido asociada con una mejor calidad de vida, ya que las personas que desayunan con regularidad tienen otros hábitos saludables como un mayor consumo de frutas o verduras y mayor actividad física. Se ha comprobado que las personas que desayunan tienen menos hambre a mediodía que las personas que no desayunan, se cree que es porque el cuerpo pide compensar la falta de energía consumiendo calorías excesivas el resto del día.


No desayunar o comer poca cantidad no ayuda con la pérdida de peso ni beneficia a la hora de hacer una dieta, incluso puede tener el efecto contrario. Se ha demostrado que la ingesta de alimentos ricos en fibra y carbohidratos en el desayuno, como los cereales o el pan, están asociados a un IMC más bajo. La fibra aumenta la sensibilidad a la insulina, lo que produce que la sensación de saciedad sea más duradera. Esto ayuda a moderar la ingesta de alimentos en la comidas siguientes al desayuno porque se llega con menos hambre.

En conclusión, desayunar ayuda a perder peso porque se consumen alimentos que contienen fibra, vitaminas y minerales y esto ayuda a controlar el apetito y mantener la sensación de saciedad, por lo que se come menos cantidad en las comidas posteriores a lo largo del día.

Entradas destacadas